MotoGP 2013: calendario de grandes premios y circuitos

Este mismo fin de semana, entre el viernes 5 y el domingo 7 de abril, se inaugura una nueva temporada del mundial de MotoGP. Un curso 2013 que contará con estas 18 paradas que os mostramos y analizamos a continuación antes de que, en el mes de noviembre, se conozca el nombre del campeón del mundo.

El calendario de esta temporada 2013 del mundial de MotoGP mantiene cuatro pruebas dentro de territorio español, una posición de privilegio a la que sólo se acerca Estados Unidos, que este año contará con tres grandes premios. La cara opuesta de la moneda la tenemos en Portugal, que ha perdido el Gran Premio de Estoril, un clásico dentro del motociclismo. Con esos cambios, el calendario queda de la siguiente manera.

Gran Premio de Qatar (5-7 de abril): Circuito de Losail

El mundial comenzará, un año más, con la disputa de esta prueba en Oriente Medio, una carrera que se ha ganado un lugar muy especial para el aficionado, al ser la única que se disputa de noche, lo que la dota de una gran espectacularidad. Circuito con una recta principal de más de un kilómetro y 16 curvas, en el que la velocidad punta es un factor muy importante.

Gran Premio de Américas (19-21de abril): Circuito de Austin

Circuito de reciente creación, que se estrenó en el pasado Mundial de Fórmula 1, con un trazado más propicio para coches que para motos, muy exigente por la combinación de rectas y horquillas. Destaca la larga subida que precede a la recta principal, rematada con una cerrada curva a la izquierda. Un circuito muy exigente a nivel físico.

Gran Premio de España (3-5 de mayo): Circuito de Jérez

Uno de los grandes clásicos dentro del calendario del mundial de motociclismo, con más de 25 años de historia. Con este Gran Premio se inicia la fase europea de la temporada y el calor del público (hasta 250.000 espectadores) es una de las constantes en un trazado de estilo tradicional, sin rectas demasiado marcadas y algo menos de cuatro kilómetros y medio de longitud.

Gran Premio de Francia (17-19 de mayo): Circuito de Le Mans

Situado muy cerca del trazado en el que se disputan las 24 horas de Le Mans, es uno de los circuitos más antiguos del mundial y acogió las primeras pruebas de velocidad a finales de los 60. Es un circuito corto y estrecho, en el que predominan las apuras de frenada y las bruscas aceleraciones, donde los pilotos más arriesgados pueden dar una sorpresa.

Gran Premio de Italia (31 de mayo a 2 de junio): Circuito de Mugello

El circuito propiedad de Ferrari es muy apreciado por todos los integrantes de la caravana de MotoGP por sus remodeladas instalaciones. A nivel de pilotaje, no permite relajaciones, hilvanar virajes lentos y curvas rápidas, subidas y bajadas y una recta de más de mil metros, en un trazado que supera los 5 kilómetros de largo.

Gran Premio de Catalunya (14-16 de junio): Circuito de Montmeló

Segunda parada en territorio nacional dentro del Mundial de MotoGP, en un circuito tremendamente funcional y equilibrado, que se adapta muy bien a las distintas condiciones de los bólidos de la Fórmula 1 y de las poderosas motos de 1.000 cc. Situado dentro de la media en lo que se refiere a longitud, número de curvas y metros de recta.

Gran Premio de Holanda (27-29 de junio): Circuito de Assen

La Catedral del mundo del motociclismo, un trazado que no se ha perdido ni una sola prueba desde la primera prueba del mundial, allá por el año 1949. La profunda remodelación realizada concluyó en el 2012, dejando su longitud en los cuatro kilómetros y medio, con una espectacular secuencia de curvas tras la recta principal que corta la respiración.

Gran Premio de Alemania (12-14 de julio): Circuito de Sachsenring

Un trazado muy lento y de vueltas cortas, en el que se favorece la pelea cerrada entre varios candidatos a la victoria. Es uno de los circuitos más cortos del campeonato, un aspecto que compensa con sus curvas lentas y estrechas, predominantemente a izquierdas, en las que se ven numerosos adelantamientos, sobre todo en los primeros dos sectores.

Gran Premio de Estados Unidos (19-21 de julio): Circuito de Laguna Seca

Circuito que ha pasado por varias remodelaciones, en las que, sin embargo, no se ha modificado su encanto ni el embrujo del famoso ‘Sacacorchos’, uno de los virajes más conocidos de todo el campeonato del mundo. Sólo por ver a los pilotos completar esa sección, con un espectacular cambio de rasante y curvas enlazadas en bajada, ya merece la pena esta carrera.

Gran Premio de Indianápolis (16-18 de agosto): Circuito de Indianápolis

La ciudad del motor de Estados Unidos, en la que se disputó la primera carrera de motos a comienzos del siglo XX, vuelve a acoger una prueba del Mundial de MotoGP, y lo hace aprovechando parte del mítico óvalo utilizado en las carreras de la Nascar. El resto del trazado, serpentea por su interior, con numerosas curvas (16) y zonas de gran velocidad.

Gran Premio de la República Checa (23-25 de agosto): Circuito de Brno

En un entorno dominado por la belleza de las colinas que rodean el circuito, Brno marca el comienzo de la segunda serie de grandes premios en Europa del mundial. Uno de los trazados más seguros, con una alta velocidad media, en el que son constantes las subidas y las bajadas. Circuito bastante técnico en el que, si hay lluvia, se abre la puerta a los pilotos no oficiales.

Gran Premio de Gran Bretaña (30 de agosto a 1 de septiembre): Circuito de Silverstone

Uno de los circuitos más largos de todo el campeonato, un nombre clásico con más de 60 años de historia que identifica a uno de los trazados más rápidos del mundial. Tres rectas y varias zonas que se cubren a gran velocidad dan clara ventaja a las motos con una mayor potencia de velocidad, donde, a pesar de la chicane y la horquilla, predominan las curvas rápidas.

Gran Premio de San Marino (13-15 de septiembre): Circuito de Misano

Varios problemas serios de seguridad han obligado a este circuito a pasar por varias remodelaciones, llegando incluso a variarse el sentido de su marcha (ahora se gira según las agujas del reloj). Apenas hay rectas, con lo que es más importante la recuperación de la velocidad que la punta que pueda alcanzarse, sobre todo en la última serie de curvas previa a la recta de meta.

Gran Premio de Aragón (27-29 de septiembre): Circuito de Motorland

Galardonado ya en su primer año con el premio al mejor Gran Premio del Año, este circuito se ha ganado el respeto y la admiración de pilotos y aficionados a pesar de su corta historia. Construido en el 2009, desde entonces no ha faltado en el mundial gracias a la gran variedad existente en sus 17 curvas, donde se pasa de algunas de amplios radios a otras muy cerradas, perfectamente integradas en el terreno.

Gran Premio de Malasia (11-13 de octubre): Circuito de Sepang

El calor y la humedad aumentan la dificultad para completar uno de los grandes premios más espectaculares de toda la temporada. Las diferencias de velocidad entre las cuatro curvas lentas y las diferentes rectas sembradas en el trazado son de lo más exigente y los adelantamientos son una constante en este circuito uno de los más largos y anchos del mundial.

Gran Premio de Australia (18-20 de octubre): Circuito de Phillip Island

La recta final del mundial se inicia en las antípodas, en un trazado clásico, con más de 50 años de historia, todo un referente para los múltiples grandes nombres que ha dado el motociclismo australiano. A un primer sector más rápido, le sucede un sector 2 de más complejidad, con varias curvas más cerradas, donde pueden decidirse las posiciones de cara al final de la prueba.

Gran Premio de Japón (25-27 de octubre): Circuito de Motegi

Podemos considerar esta prueba como el salón de la casa de Honda, ya que la marca japonesa tiene aquí su museo y realiza gran parte de sus tests de rendimiento. Un trazado con hasta cinco rectas claras, que se alternan con algunas curvas muy lentas (en especial la horquilla cerrada de la curva 10 y la de 90º en la 11), muy exigente para los frenos y los neumáticos.

Gran Premio de la Comunidad Valencia (8-10 de noviembre): Circuito Ricardo Tormo

Un año más, el mundial de MotoGP echará el telón en el circuito Ricardo Tormo de Valencia, un trazado en el que, si llegan varios pilotos disputándose el título, está garantizada la emoción. En sus vueltas, más bien cortas, se alternan dos zonas claramente diferenciadas, donde tras la recta de meta, los pilotos se encuentran con hasta 12 curvas de forma casi consecutiva.