Saltar al contenido

El Madrid se presenta con muchas dudas ante el Levante

levante

En teoría tenía que ser un partido muy sencillo para los muchachos de Zidane. Pero el hecho de que hayan tirado la liga da otra dimensión a este partido en Valencia. Entre otras razones porque son los granotas los que más se juegan en este encuentro. Necesitan puntuar para no verse involucrado en una situación muy comprometida para sus intereses.

Porque este Levante no es el mismo que el de la primera vuelta, en donde llegó a puntuar en el Santiago Bernabéu. No cabe duda de que los levantinistas querrán repetir la hazaña este próximo fin de semana. Aunque todo dependerá de la aptitud que tomen los actuales campeones de la Champions League. Pero no sería de extrañar que volviesen a dar una nueva sorpresa negativa  a su afición.

Podrían jugar los más jóvenes del Madrid

asensioLa actual situación del Real Madrid en esta temporada podría provocar que Zidase diese la alternativa a los jugadores más noveles. Entre ellos Marcos Asensio y Theo. Por otra parte, no puede olvidarse que estarán mirando a su participación en la máxima competición europea. Será uno de los principales inconvenientes para sacar un resultado positivo en Valencia.

El bajo rendimiento del francés Benzema es otro de los hándicaps que presentan los madridistas. En cualquier caso, tendrán que poner algo más que calidad para llevarse los tres puntos de esta visita. Sin olvidarse de que sus atacantes no están muy afortunados de cara a la puerta contraria. Y este factor puede pagarlo muy caro.

Frente al entusiasmo y necesidad del Levante

El equipo valenciano ha ido de más a menos en la actual temporada. Pero no tendrán más remedio que ir a por todas sino desean ponerse en los últimos puestos de la clasificación. Para ello, será indispensable que no haya desajustes en sus líneas, tal y como ha pasado en los últimos partidos que han jugado. No en vano, su entrenador, Muñiz, se encuentra en la cuerda floja y podría haber sorpresas en el último tramo de la liga. Tiene un banquillo muy limitado y que no le permite emplear diversas estrategias en el juego que desarrollan los azulgranas. Hasta el punto que puede que no les valga ni tan siquiera el empate.