Saltar al contenido

Deportivo de La Coruña y Las Palmas se la juegan en Riazor

seedorf

Sin lugar a dudas uno de los partidos más apasionantes de la próxima jornada de la liga española de fútbol. No en vano, se están jugando un puesto en la Primera División para la próxima temporada y ello pasa necesariamente por llevarse los tres puntos que disputan en el histórico estadio de Riazor. Será un encuentro a caro de perro y que ninguno de los dos clubes puede perderlo. Porque el que salga derrotado tendrá prácticamente todas las papeletas para bajar de categoría en esta temporada. Será un motivo para que sea un encuentro realmente disputado que se luchará hasta que el árbitro pite el final de los noventa minutos de juego.

Desde esta perspectiva, no puede descartarse ningún tipo de sorpresas sobre el resultado final de este apasionante encuentro en la parte baja de la clasificación. Cualquier punto puede ser decisivo para alguno de estos clubes. Aunque hay una cosa muy clara y es que el efecto que está generando Paco Jémez es mucho mayor que el de Seedorf. Será en cualquier caso, un duelo entre dos estilos de juego completamente diferentes.

Última oportunidad para los gallegos

las palmas

Al Deportivo de La Coruña apenas le quedan partidos para invertir su actual situación en la tabla clasificatoria. Todo lo que no sea llevarse los tres puntos que están en juego se considerará como un rotundo fracaso para sus intereses de mantenerse en la categoría. No en vano, necesitarán algo más de buen suerte para lograr su anhelado objetivo. Quizás sea su última oportunidad para intentar la remontada, aunque desde luego que lo tendrán muy complicado.

Los canarios tienen a tiro al Levante

Algo más sencilla es la tarea de la Unión Deportiva de Las Palmas. Entre otras razones porque está a un solo punto de la salvación que podría darse en esta nueva jornada de liga. Para ello, su entrenador, Paco Jémez, ha decidido que sus jugadores den un paso al frente y muestren una mayor agresividad en todas sus líneas.

Con la idea de superar las barreras que les impondrán los gallegos desde el primer minuto de juego. Incluso puede llevar al banquillo a algunos de sus jugadores más relevantes. Habrá que comprobar si da efecto esta estrategia.