Golden Warrions y Chicago Bulls, frente a frente

chicago

Desde luego que no es una partido normal en la temporada regular de la NBA. Por supuesto que no, sino que es un enfrentamiento entre dos de los equipos más laureados del baloncesto norteamericano. Nada menos que los Golden Warrions State  y Chicago Bulls. Esto son palabras mayores para los buenos aficionados de este bello deporte. Pero con una trayectoria muy diferente en ambos casos. Porque si bien los de San Francisco están atravesando por uno de sus mejores momentos del año, no se puede decir lo mismo del ex equipo del mítico y añorado Michael Jordan. Este es uno de los motivos por los que poco pronosticadores esperar que se produzca una sorpresas al finalizar el partido.

Golden con los mejores jugadores de Estados Unidos

durantEl equipo de la zona oeste es algo más que un equipo, es una constelación de grandes estrellas. Liderada por las aportaciones de su pivot Kevin Durant. Ya en este momentos estén liderando la tabla clasificatoria de su división. Y en el cómputo general solo es superado por unos sorprendentes Celtics de Boston. No obstante, a estas alturas de la temporada ya son pocos los que piensan que no se hagan con nuevo anillo esta temporada. Desde luego que por falta de banquillo no va ser, ni mucho menos. Además, están yendo de menos a más y eso siempre es una perfecta garantía.

Los Chicago echan mucho en falta a Rose

Las ausencias de grandes figura está siendo uno de los denominadores comunes del equipo del interior de USA. Se hace sentir la ausencia de Rose, pero también del pivot hispano Pau Gasol. Con muchos problemas en el vestuario y que ha llevado a que se hayan emergido peleas ente algunos de sus jugadores más relevantes. Como por ejemplo, en la que ha estado involucrado otros de los nuestros, como Mirotic. Todo esto dice muy poco a favor de los intereses de los Chicago Bulls que no están muy unidos para clasificarse hacia los deseados play offs. Desde luego que en esta ocasión lo tendrán más difícil que nunca. Por no decir que será una misión imposible.