Duelo entre alemanes para el oro en jabalina

Thomas Rohler y Johannes Vetter

La final del lanzamiento de la jabalina masculina parece que será un duelo en los atletas germanos Thomas Rohler y Johannes Vetter.

Son los líderes de la clasificación de este año y muy superiores al resto de competidores. En especial, el primero de ellos que mantiene una clara hegemonía en esta disciplina atlética. No podemos olvidar que es el único que ha lanzado la jabalina por encima de los 90 metros, lo que es decir mucho de su gran calidad. Hasta el punto que será realmente difícil que se le escape la medalla de oro debido a su manifiesta superioridad sobre todos los lanzadores, incluido su compañero de equipo.

Quizás uno de los principales alicientes de la jabalina esté en quien será al final quien ocupe la tercera plaza, o incluso pueda subir un escalón en el pódium de Londres. En este sentido, hay muchos candidatos, aunque el más relevante sea en estos momentos el keniata Julius Yego. Es cierto que no pasa en estos momentos por su mejor estado de forma. Pero aun así, siempre se puede esperar algo más de un lanzador que supera con relativa facilidad la barrera de los 85 metros. No en vano, su temporada ha sido muy regular, pero sin un lanzamiento que haya destaca por su especial relevancia.

Hablando de lanzamiento de jabalina no puede olvidarse de la vieja y exitosa escuela finlandesa, aunque no esté atravesando por su mejor momento. En estos campeonatos, su más fiel representantes será Tero Pitkamaki, un talentoso jabalinista que no termina de explotar su excelente técnica. A pesar de todo habrá que contar con su presencia en la final y quién sabe si hasta estará en condiciones de subirse al cajón de los triunfadores. Su gran inconveniente es que baja mucho su rendimiento en las grandes competiciones internacionales. Factor que le puede restar credibilidad para conseguir estos objetivos.

Tero Pitkamaki

El quinteto de favoritos se completa con la inesperada presencia del griego Ioannis Kiriazis que puede ser el gran tapado de la competición. En una de las finales que se aventuran como las fáciles de vaticinar con respecto a quien será el ganador.